viernes, 24 de septiembre de 2021

Lecturas: Don Vega, de Pierre Alary

Los clásicos siempre vuelven, de una forma y otra regresan en cada generación de lectores que surgen a lo largo de décadas de nuevas publicaciones editoriales. En la tradición de los héroes pulp por antonomasia de comienzos del siglo XX, nos encontramos con El Zorro, un héroe creado en 1919 por Johnston McCulley. Su primera aparición tuvo lugar en la revista All-Story Weekly, con La maldición de Capistrano (La marca del Zorro), durante 6 entregas entre el 9 de agosto y el 6 de septiembre de 2019. Posteriormente, fue llevada al cine en 1920 con el título de La marca del Zorro, cuyo papel recayó en manos del célebre Douglas Fairbanks, bajo la dirección de Fred Niblo. A la que le siguieron nuevas entregas cinematográficas, como su secuela en 1925, con Faibanks de nuevo como protagonista, en el film Don Q, Son of Zorro (cuyo argumento partía de otra novela, Don Q's Love Story, escrita por Kate Prichard y Hesketh-Prichard). 

Mientras, McCulley ante el  éxito de ventas y público, continúo escribiendo relatos y novelas para la revista Argosy entre los años 1922 y 1941. Ya en 1944 continuaría su personaje pulp en la revista West Magazine hasta 1951. Sus dos últimos relatos fueron publicados en diferentes publicaciones, el primero de ellos en 1954 en la revista Max Brand's Western Magazine, y el último en 1959, en la revista Short Stories for Men. Poco antes del fallecimiento de McCulley en 1958, El Zorro pasó a la televisión, en una serie para la cadena ABC, y a las páginas de los tebeos para la editorial Dell/Gold Key con el gran Alex Toth.

Ahora en pleno siglo XXI, la leyenda de El Zorro continúa, en mejor la tradición de la BD de aventuras, por el autor galo Pierre Alary (1970, Paris), con Don Vega; su último trabajo publicado en nuestro país hasta la fecha gracias a Nuevo Nueve. Un álbum que nos sitúa en 1849 donde retoma el legado del personaje, en el que vemos como Gómez, un antiguo suboficial de la guerra de México, trata de imponer su ley, apropiándose de los bienes de la familia Vega, de sus tierras y de la mina de oro. Así como del resto de tierras de propietarios arruinados, por muy poco dinero, o sirviéndose de su influencia como nuevo signatario de Monterrey, en el que puede votar una ley para quedarse con las propiedades de los derrotados por la guerra con México de forma legal. Mientras, el hijo de Don Vega que prosigue en Madrid sus estudios en una academia militar, recibe una carta del padre Delgado, en la que pone en conocimiento la muerte de sus padres en un accidente, invitándole a regresar lo antes posible. 

Gómez continuará con su plan de enriquecerse, para lo que se servirá de su lugarteniente Borrow. Un tipo duro, sanguinario, que no tiene remordimiento alguno con lo que está haciendo, y que permanece siempre al lado de Gómez; como en el bautizo del hijo de su señor. Un momento en el que un hombre del pueblo entra en la iglesia haciéndose pasar por El Zorro, amenazando la vida del general, reclamándole las tierras arrebatadas. Un acto de sublevación que no puede permitir Gómez, ordenando a Borrow y a sus secuaces acabar con su vida.

Se avecina una revuelta, varios mexicanos encapuchados se hacen pasar por El Zorro sin éxito alguno, pagando tal afrenta con su vida ante Borrow. Es entonces cuando Don Vega decide retomar el papel del héroe El Zorro que inició su padre, impartiendo justicia y la marca en el rostro de sus enemigos. Justo en el momento en que ha regresado en secreto para no levantar sospechas, y ayudar en lo posible a la gente, embarcándose en una lucha sin cuartel contra Gómez

Estamos ante una nueva adaptación, una versión del mítico Zorro de Johnston McCulley, en el que Alary reúne todos los elementos heroicos por el que es conocido el personaje a nivel mundial. El Zorro es un icono, uno de los héroes más populares del último siglo que ha transcendido a todos los niveles, y fruto de ello, el autor nos sumerge en un historia llena de buenos momentos, acción y escenas a caballo impactantes, que harán las delicias de lector.

En cuanto a la parte gráfica, Alary nos deleita una vez más de su portento como dibujante. En sus páginas podemos ver la maestría de un trazo tan original como el que se refleja este Don Vega. Páginas en las que ha añadido sutilmente un buen número de tramas, para darle una mayor profundidad al dibujo; y en las que también ha oficiado de colorista, con la aportación final de Benoit Bekaert. Todo ello para dar mayor consistencia a un trabajo en el que se ha implicado al 100%, y eso se refleja nada más abrir álbum en cada una de las páginas. 

Sigo desde hace muchos años la trayectoria de Pierre Alary, y puedo afirmar que Don Vega es un buen trabajo. Un álbum (muy cuidado en cuanto su edición) del que espero una próxima continuación, pues queda mucho aún con contar de El Zorro y de todo lo que representa para una generación de fieles lectores.

Don Vega, de Pierre Alary
Cartoné, 96 páginas, 22 x 30 cm
Color de Pierre Alary
Traducción de Dan Calvo Santa Olalla
PVP 20 € 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas: Röd i Snön, de Linhart

  Tengo que reconocer que desconocía hasta la fecha de hoy, la obra del ilustrador y dibujante Francisco Torres Linhart . Un autor que no t...