martes, 16 de julio de 2024

Lecturas: La gorda de las galaxias 2, de Nicolás

 

La obra de La gorda de las galaxias, de Nicolás Martínez Cerezo, surge en las páginas de la revista Zipi y Zape. Historias entre dos y cuatro páginas en entregas periódicas en Editorial Bruguera, las cuales poco tenían que ver con el contenido de los otros autores que conformaban. Entre ellos autores de renombre como Escobar, Sanchís, Rovira, Gosse, Íñigo, Rojas de la Cámara, Carrillo o Enrich. El colorido de La Gordi, destacaba gracias a la explosión de colores que Nicolás imprimía en sus páginas, con los conocidos rotuladores Carioca. Ningún lector de aquellos años ochenta podía obviar el espectáculo visual ofrecido por el autor, como por un grafismo de lo más particular. La historieta tuvo una vida relativamente corta, entre 1984 y 1986 en Bruguera, pasando un año más tarde a publicarse en la renacida revista Zipi y Zape de Ediciones B.

Es ahora cuando Bang Ediciones (tras el homenaje recibido en Alcalá de Henares con una exposición dedicada a su obra), cuando ha editado el segundo volumen de La gorda de las galaxias. Un tomo que viene a complementa el primer tomo editado en 2012, en el que se recogen algunas de sus mejores páginas, con la calidad de partir de los originales para la ocasión. En el que podemos disfrutar de ese humor tan particular, que destila sonrisas por doquier nada más leer sus historias, en el que observamos cierta ingenuidad y un dibujo totalmente libre. 


En las 32 historias que componen el álbum, seremos testigos de una Gordi en estado de gracia. Si en el primer volumen su traje estaba adornado por un G mayúscula, ahora pondrá con todas las letras GORDI, destacando aún más el personaje si cabe, respecto al resto de personajes o villanos que protagonizan sus historias. En su primera aventura, veremos a esta especie de superheroina espacial, recoger todos los fragmentos del robot Marianito debido al atropello de un ovni. Cumpliendo con su obligación como defensora de los más débiles de la galaxia. Para a continuación coprotagonizar diversas historias personajes tan llamativos como Tarzan, La Masa, Los Reyes Magos, La Cosa o Frankenstein. Todo ello bajo el prisma de la aventura, en pos de una diversión asegurada, sintiéndose en todo momento como una persona bella siendo gorda.


Uno de los personajes que echaran una mano a nuestra Gordi, será el mago Merlucín, el cual ayudará a convertir las armas del Emperador Berrinche, en flores de pitiminí, ositos de peluche caramelos de limón, tebeos de Zipi y Zape y bocatas de chorizo de cantimpalo. En un alarde de magia y de buena voluntad. Mientras, nuestra heroína combatirá los incendios, así como la acción de los hombres cazando a los animales, construyendo una Arca de Noé, llevándolos a un planeta precioso. Para poco después viajar hasta el planeta Gnomo, donde habitaba una bruja galáctica (cual bruja malvada de Blancanieves), se preguntaba en su ordenador quien era la más bella. En un sinfín de aventuras surrealistas, para las que La Gordi a veces renovaba sus fuerzas contra los enemigos, con una buena fabada que le sentaba divinamente o un buen cocido madrileño.      

Bang realiza una bonita edición, como nos tiene acostumbrados con las novedades del sello Mamut. Cabe destacar, que hay una historia que se repite, la aparecida en las páginas 34 y 35.Un error que no impide disfrutar del resto de historias.

El gran Nicolás, como le debemos llamar, no solo nos sumerge en ese humor que el solo sabe hacer. Incorpora “el surrealismo codornicesco”, de la revista La Codorniz, revolucionando el color, los guiones y en esa rotulación tan suelta que le va como anillo al dedo en sus historietas.

Quisiera recomendar La gorda de las galaxias, para todo aquel fan que vivió sus publicaciones en Bruguera, y a aquellos que aún no saben de la importancia de Nicolás en nuestra historieta. Ahora pueden disfrutar en pleno XXI de uno de los mayores talentos del pasado siglo, con dos libros imprescindibles.     

La Gorda de las Galaxias 2
Nicolás
Mamut cómics
Cartoné, 84 páginas, 19 x 26 cm, color
A partir de 9 años
PVP: 25€

miércoles, 10 de julio de 2024

Lecturas: Voltar, de Alfredo Alcalá

 

La mayoría de los aficionados veteranos de Marvel en España, conocieron el trabajo de Alfredo Alcalá durante los años setenta en las revistas de Vértice, como Relatos Salvajes. En ella se publica la serie de La Espada Salvaje de Conan (The Savage Sword of Conan), donde se adentraba en las aventuras de un bárbaro indomable con su espada, gracias a la espectacularidad de los dibujos de John Buscema, con al aderezo del bello entintado de Alcalá y unos guiones de Roy Thomas de lo mejor su carrera. Sin duda Buscema y Alcalá formaron un tándem mítico, que se prolongó durante varios años. De entre todas las que hicieron, mi favorita es La torre del elefante, una belleza sublime; una historia que personalmente descubrí en La Espada Salvaje, de Fórum, en plena adolescencia.

Alcalá no solo entintaba, sino que era un gran dibujante ya en su Filipinas natal. En la que destacaba por pertenecer su dibujo a la escuela neoclásica, y su gran detallismo. Su marcha a los Estados Unidos en 1970 para trabajar para La Casa de las ideas, le llevó a colaborar en  series como Kazar, El Planeta de los Simios, The Rampaning Hulk, Dracula Lives, Dazzler o las tiras de prensa de Star Wars; así como en DC Comics, para La cosa del pantano, Batman  o Superman

Ahora Aleta Ediciones recoge en un volumen imprescindible, Voltar, toda su obra, en una de sus creaciones míticas en su país. Un personaje que data de 1963, y que por primera vez en España se publica íntegramente. Hay que destacar, que Voltar es un vikingo, y que se publicó siete años antes del Conan de Marvel, y que de alguna manera, Alcalá influyó en algunos aspectos gráficos del personaje de Robert E. Howard, y de su desarrollo visual durante aquellos años.

En el tomo encontraremos una historia corta, con guion y dibujo de Alcalá, más dos historias largas: la primera de ellas está guionizada por Manuel Auad, y la segunda por Will Richardson. Al inicio del mismo se narra los orígenes de Voltar en Europa, comenzando la historia en un pequeño reino del monte Avaro, en el que un ermitaño, el gran Roduz, descansa sentado en un viejo trono observando cómo alguien se acerca. Viene su pueblo a pedirle ayuda, tras el ataque sufrido por los visigodos, a lo que le contesta que ya está mayor y que sus poderes han menguado. Rezando en lo alto del monte a su dios, al poderoso Haddur, apareciendo una serie de alimentos, que celebrarán con gran felicidad. 


En la siguiente historia, nuestro héroe deberá evitar que el Rey de Zimar y su castillo caigan en manos del maldito Kan. Para lo que el mago de la corte enviara un halcón con un mensaje solicitando ayuda a Voltar. Una vez recibido el mensaje, este pone inmediatamente rumbo al castillo, cabalgando su semental hasta la extenuación, no sin antes diversos y peligrosos contratiempos. Desde la distancia puede ver ya al castillo, el final está cerca, Voltar asiste a diversas apariciones y espíritus, hasta poder entrar victorioso en el castillo, prometiendo entre los asistentes de una taberna acabar con Kan


Ya en la última historia conocemos la tierra natal de Voltar, Elysium, a la que regresa tras varias batallas, lleno el cuerpo de cicatrices, anhelando la paz, harto de luchar en las guerras de ricos y reyes. La sorpresa al llegar será tal como encontrarse a su padre, Nicanor, moribundo, el cual le comunica que su madre y su hermana están muertas. El apocalipsis ha caído sobre ellos, el Maligno camina sobre el mundo y traerá su fin. La única esperanza es ir junto al Rey Antíoco y encontrar al salvador de la profecía. El cruel espectro de la muerte recorre todo el camino hasta el palacio del Rey, encontrándose en el trayecto con unos demonios, del que saldrá herido; para finalmente hacer frente a Magog el Maligno, el señor de la guerra, y las siete plagas profetizadas.   

Estamos ante un gran trabajo de Alfredo Alcalá, muy bien dibujado, con muchos detalles en cada una de las viñetas. Un personaje sobresaliente que merece no quedar olvidado, y que gracias a los hijos del propio dibujante, Alfredo L. Alcalá Jr., y Christian Alcalá, han podido cuidar el legado de su padre, para ofrecernos la obra de un artista genial hasta nuestros días.

Para la edición de Aleta se ha usado la portada original utilizada en la revista Magic Carpet a todo color. En el álbum se ha incluido un excelente artículo introductorio de Voltar por el especialista en fantasía heroica, Manuel Barrero. Así como una extensa entrevista de Barrero al hijo de Alcalá, Christian, en la que se da cuenta todo tipo de detalles de los inicios de su padre.

Valga decir que me ha encantado el Voltar de Alfredo Alcalá. Sin duda un tebeo que se cuela en mi lista de tebeos preferidos de este brillante artista filipino, que tanto maravilló a lo largo de más de cinco décadas a millones de lectores a lo largo su prospera carrera. ¡No se lo pierdan! 

Voltar
Guion de Alfredo Alcalá, Manuel Auad y Will Richardson
Dibujos de Alfredo Alcalá
Cartoné, 144 páginas, 21 x 28 cm, b/n
Traducción de Joseba Basalo
PVP: 19,90€ 

martes, 2 de julio de 2024

Lecturas: La mejor historia de Zinco jamás contada, de Gustavo Higuero, Carlos Giménez y Enrique Doblas

 

Muchos de los que éramos adolescentes a mediados de los ochenta, no podemos olvidar lo que hizo Ediciones Zinco con las publicaciones de DC Comics. Era el año 1987, cuando tras unos años en las que las publicaciones de Zinco no eran las más populares entre los que nos gustaban los superhéroes, DC resurgió con nuevos títulos y propuestas, las cuales determinaron el camino a seguir en la editorial. Dos años antes de esto, unos jóvenes aficionados a DC, Miguel G Saavedra, Sergi Gras, y José Manuel Rodríguez, se reunieron con el director editorial de Zinco, José María Arman. La idea era proponer nuevas ideas, y acercar el contacto con los lectores y las ediciones americanas. Meses más tarde Arman contactó con Saavedra para dicho propósito, y este después con Gras (que firmaba en Zinco como Pradera), para unirse al equipo, y a la redacción en  la calle Aragón (posteriormente en Avenida de Roma). El resto como suele decirse, es historia del tebeo en nuestro país. Una historia que han presentado tres valientes como Gustavo Higuero, Carlos Giménez y Enrique Doblas, tras unos cuantos años de trabajo, en un libro que lleva por título: La mejor historia de Zinco jamás contada, gracias al empuje de Diábolo Ediciones.

Un libro en el contiene un prólogo del propio Saavedra, y tres introducciones a cargo de los autores de la obra. A continuación nos adentrarán en los inicios de Zinco, desde 1977, hasta su cese como editor cómics de DC en 1997, y su cierre final en 1998. En la que desgranan sus comienzos, la publicación de los primeros cabeceras de DC a partir de febrero de 1984, como Superman, Batman, Atari Force, Camelot 3000, Flash o Nuevos Titanes; y los títulos que no partían de la editorial norteamericana, como los cómics eróticos y los personajes de Bonelli.

No fue hasta 1987 con títulos como Batman. El señor de la noche, de Frank Miller, Crisis en Tierras Infinitas, de Marv Wolfman y George Pérez, Watchmen, de Alan Moore y Dave Gibbons y El hombre de acero, de John Byrne, cuando supusieron el pistoletazo de salida para todo lo que vendría después. Títulos que se anunciaban a bombo y platillo en la publicidad de turno de Zinco, en la que la editorial barcelonesa recogía el testigo de DC, trasladando al mercado español, todo las nuevas cabeceras aparecidas en 1986 en los USA en los próximos meses. A las que añadiría artículos, secciones informativas, fanzines, el correo del lector y el necesario checklist en cada uno de los comic books de la editorial; además de respetar por fin el formato original americano.  

El libro prosigue con el análisis de cada una de las series que publico Zinco, año a año, con comentarios certeros y aclaratorios que sorprenderán a muchos de aquellos que vivimos en directo aquellas publicaciones. Hay que tener en cuenta que en esos años ochenta y noventa, la distribución de los cómics no era tal como se conoce hoy día. Fácilmente podías encontrar un número de la serie que leías, y al mes siguiente no recibirlo tu quiosquero, o simplemente recibir dos unidades de un número y venderse; con lo que a continuación te tocaba recorrerte todos los quioscos posibles de tu barrio, y más allá de tu zona de confort. Sin contar que los tomos prestigios o álbumes no eran tan fáciles de encontrar, y tener que tirar de las pocas librerías especializadas que había; en mi caso Madrid Cómics, en los desaparecidos Los Sótanos de Gran Vía.

Otro punto de inflexión, sería el estreno de Batman de Tim Burton, con Michael Keaton como Bruce Wayne, y Jack Nicholson como Joker, y nada menos que con BSO de Prince. Un fenómeno que determinó el comienzo de una batmanía que dura hasta nuestros días. La publicación de la adaptación del film, y la revista oficial, también contribuyó a popularizar más si cabe a Batman. Tras la afianzación de Zinco como editorial, llego un momento de impasse, en el que las series se redujeron, no antes sin probar, la fórmula de series contenedor, que mostraban nuevos títulos, que en caso de ser un éxito, adquirirían su propia colección. 

En el apartado de revistas de la editorial destacan las dirigidas por Luis Vigil, como 100 Yardas, Comics Scene, Star Ficcion, Fangoria o SFX. Además de las revistas de informática o de Rol (estas últimas con gran éxito).

El ocaso de Zinco en 1997 vino motivado por la imposibilidad de vender sus cómics en Sudamérica, pues la editorial mejicana Vid reclamaba a DC parar esta situación de competencia de venta de cómics desde España, pues ellos tenían un contrato marco para dicha actuación editorial. Zinco era una editorial humilde, y no podía mantener su estructura sin los derechos de los cómics  de DC, algo que no sucedía en el caso de Fórum, su inmediata competidora, que podía sobrevivir a quedarse sin Marvel; como años más tarde se comprobaría al perder en 2004 los derechos de La Casa de las Ideas, en favor de Panini Cómics.  

Tanto Higuero, como Giménez y Doblas, da gusto como se expresan y analizan todo lo sucedido con Zinco, incluso en la polémica Zinco-Fórum desatada en los correos de ambas editoriales. Finaliza el libro con un epílogo del redactor jefe Francisco José Campos, muy aclaratorio, que sin duda pone luz a su pasado en la editorial y al legado de Zinco; en una época de que no existía Internet ni redes sociales, en las que la noticias corrían de una forma más pausada.

El futuro de DC Comics en España no está escrito aún, queda mucho por publicar, y recuperar de su pasado, pero lo que está claro es que Zinco dignifico a DC en España, con sus aciertos y errores. Y La mejor historia de Zinco jamás contada, es sin duda un gran libro, una excelente lectura que supone la primera piedra sobre su historia. Si existe una Generación Vértice, otra Generación Fórum, también hay una Generación Zinco que no podemos dejar olvidar.

Solo me queda felicitar a tres héroes como Gustavo Higuero, Carlos Giménez y Enrique Doblas por contar esta historia. Gracias de verdad, me lo he pasado genial leyéndolo, y lo mejor de todo, me han entrado unas ganas tremendas de comprar tebeos de Zinco que aún no tengo en mi colección.     

La mejor historia de Zinco jamás contada
Gustavo Higuero, Carlos Giménez y Enrique Doblas
Prólogo de Miguel G. Saavedra
Cartoné, 22 x 28 cm, 320 páginas, color/ catálogo
PVP: 27,95€

Lecturas: La gorda de las galaxias 2, de Nicolás

  La obra de La gorda de las galaxias , de Nicolás Martínez Cerezo , surge en las páginas de la revista Zipi y Zap e. Historias entre dos y ...