domingo, 23 de junio de 2024

Lecturas: The Forgotten Blade, de Tze Chun y Toni Fejzula

 
El género fantástico está de llena de historias apasionantes, y entre las últimas que se han publicado en nuestro país, ha llegado de The Forgotten Blade, una especie de fantasía épica de la mano de TKO Studios. Un editorial creada por el productor, director y guionista Tze Chun en el año 2017. Hasta la fecha se han editado algunas de las series que han ido publicándose en los USA en nuestro mercado, como Sara, Redfork, The Banks, Libra por Libra, Sentient y la nombrada The Forgotten Blade. Una obra con guion del propio Tze Chun, y dibujos de barcelonés Toni Fejzula (de origen yugoslavo). Un título que viene a formar parte de la sección de cómic americano de la editorial Planeta Cómic, y que tan gratamente me está sorprendiendo en los últimos meses. 
 

La historia parte la Tierra de los Cinco Ríos, nada más comenzar la lectura vemos una lucha sin cuartel entre un profeta guerrero de las tribus ancestrales, llamado Loquan, frente a Ruza el mugriento, empuñando la legendaria Espada Olvidada (anteriormente de Jym el imparcial). Teniendo como testigo a la Suma Adivina Tenna, como líder y guía de la Iglesia, respecto al que Dios que creo ese mundo, el Padre de todo. Tras acabar Ruza con Loquan de una forma muy fácil, vemos como llega la Ciudad del Vacío una chamana llamada Noa, encontrándose en problemas nada más llegar. Su propósito es llegar a contactar con un poderoso guerrero, en este caso Ruza, para acompañarle a una peligrosa misión, nada menos que acabar con el Dios de aquella Tierra, el Padre de todo. Mostrándole el verdadero poder de la espada que porta Ruza,  y percatándose de las reticencias de unirse a ella. A continuación serán detenidos por los altercados previos, y llevados esposados hasta la torre de la Inquisición. Un lugar nada agradable, en la que le es inspeccionada a Noa su mochila, en cuyo interior se encuentran los huesos de sus hijos, Mya y Kren. La llama sagrada quemó a sus hijos y los sumergió en el río de las almas, por tan solo cuestionar la autoridad de la Inquisición; la cual existe debido a que Ruza mató a Loquan.

Poco después los presos de aquella torre, se rebelaran ante una nueva injusticia cometida con una niña, por tan solo robar pan de la Iglesia, y condenarla al río de las almas para su castigo eterno. Es el momento preciso para escapar de aquel lugar, e iniciar de inmediato un viaje Noa y Ruza, hasta la Ciudadela. Su misión será acabar con el Padre de todo, el adversario más peligroso al que pueden enfrentarse y creador de ese mundo en el que viven oprimidos.   

El guion que construye Tze Chun, es lo mejorcito que he leído de este autor, ofreciéndonos una historia épica, no solo en el contenido sino en la forma que lo cuenta. Su narración fluye de una manera muy natural, para adentrar al lector en una historia muy buena, en el que los personajes tienen una personalidad propia; uno a uno puedes identificarlos a primera vista, nada más pasar las páginas. En cuanto a Toni Fejzula, es un autor que he ido siguiendo a través de los años, y sus trabajos, como el sorprendente The Veil (con Greg Rucka), o la adaptación de la novela de Fernando Aramburu, Patria, han guardado en mi una grata impresión. En The Forgotten Blade alcanza un nivel máximo, con una disposición de las viñetas y las páginas sobresaliente. Eso unido a un color espectacular, hace de esta obra un título muy importante en su comicgrafía, que espero que siga con tan buen pulso en los próximos años venideros.

El tomo lo completa todas las portadas de la miniserie a todo color, unas páginas con los personajes protagonistas, unos cuantos bocetos, y una breve biografía del guionista, el editor y el dibujante.     

Sinceramente The Forgotten Blade me ha encantado tanto la historia como su parte gráfica, así como de la importancia de la Espada Olvidada, pero lo que más me ha conmovido es su emotivo final. Un tebeo para disfrutar y releer una y otra vez. 

The Forgotten Blade
Guion de Tze Chun
Dibujos de Toni Fejzula
Color de Toni Fejzula, Roig & Helz
Cartoné, 192 páginas, 18,3 x 25,5 cm
Traducción de Víctor Manuel García de Isusi
PVP: 25 €   

viernes, 21 de junio de 2024

Érase una vez en Jamaica, novedad mayo Flow Press

Dentro de la colección  de cómics relacionados con la música, Flow Press, publica un nuevo título dentro de su colección Flow Cult, Érase una vez en Jamaica, con Bob Marley y el reggae como protagonistas.  

Érase una vez en Jamaica
Cómo los gangsters de Kingston consiguieron la paz con la ayuda de Bob Marley
Loulou Dedola y Luca Ferrara
Colección Flow Cult
Cartoné, 112 páginas, 21,5 x 29 cm, color
PVP: 25,95 €. Ya a la venta

La trepidante historia de Jamaica y el reggae presentada a través del concierto One Love Peace, realizado en Kingston el 22 de abril de 1978. Una combinación vibrante de poderío visual, acción cinematográfica e investigación exhaustiva.

Después de dos años en Londres, donde se exilió tras haber sobrevivido a un atentado, Bob Marley regresa a Jamaica. Convencido por los gangsters que querían poner fin a la guerra civil que estaba desgarrando la isla, decide apoyar la celebración del festival One Love Peace.

Pero, ¿qué sucedió realmente antes, durante y después del concierto?

Casi 50 años después del evento, Loulou Dedola viajó para conocer a los últimos testigos vivos y entender lo que ocurrió detrás del escenario del concierto más importante en la historia del reggae.

La historia de Jamaica y el reggae toman vida en las ilustraciones de Luca Ferrara.

miércoles, 19 de junio de 2024

Actualización de títulos de Cartem Cómics para 2024

 

Desde Cartem Cómics me informan de la actualización de títulos para este 2024, con el retraso de El prisionero de las estrellas, de Alfonso Font, ya de cara al 2025, y la llegada de nuevas incorporaciones como Menta, Paisaje con perro rojo, la nueva edición en blanco y negro de Los ejércitos del conquistador, y el tan esperado La guerra de Charley 2. Toda la información en el pdf.

Cartem Cómics. Lanzamientos... by Javier Mesón

martes, 18 de junio de 2024

Lecturas: Estela Plateada. Negro, de Donny Cates y Tradd Moore

Estela Plateada sigue siendo un personaje icónico de Marvel hoy en día. Un personaje que fue creado por Stan Lee y Jack Kirby en el número 48 de Los 4 Fantásticos, allá por marzo de 1966. Desde entonces han sido numerosos los dibujantes que lo han reinterpretado, desde John Buscema (que le dio una cierta majestuosidad), pasando por John Byrne, Marshall Rogers, Ron Lim, Moebius, Esad Ribic o Mike Allred entre otros. Cada dejando su impronta y su propio estilo, pero conservando la esencia de un personaje que nos adentraba en lo cósmico. Recientemente Tradd Moore (Doctor Extaño: Amanecer de otoño) se ha unido a ese club selecto de los que han interpretado, con un resultado asombroso, pues su estilo se aleja de todos los cánones clásicos a los que estamos acostumbrados. Cualquier lector que se acerque a esta miniserie, Negro, que Panini Cómics ha reeditado dentro de su colección Marvel Deluxe, se encontrará con varias sorpresas, que el guionista americano Donny Cates, ha preparado. Un guionista que en los últimos años se ha hecho muy popular, haciéndose cargo de series como Veneno, Thanos, Los Guardianes de la Galaxia, o El poderoso Thor.


Una historia que arranca con la etapa de Los Guardianes de la Galaxia de Cates, en la que nos resume el origen del personaje, para embarcarnos en una historia, en la que cae en un agujero negro. El destino hará que se pierda en el espacio durante años, viendo nacer y morir estrellas, hasta que llega a un nuevo planeta, el cual le produce escalofríos, hiede a putrefacción. Unos seres extraños le pondrán las cosas muy difícil para sobrevivir, incluso partiendo su tabla en dos. Sucumbiendo ante la oscuridad, para volver a resplandecer, con el añadido de que su mano será víctima de la raza simbionte, para encontrarse con un Dios, Knull. Sera una víctima más, en un planeta que se convertirá en una jaula de donde escapar, para lo cual deberá enfrentarse a Knull; a pesar de que éste quiera que sea de alguna forma su propio heraldo. Persiguiéndolo por todo el cosmos, hasta donde haga falta, sin descanso, pisándoles los talones. Hasta llegar nuestro Norrin Radd, a un planeta viviente llamado Ego (creado por Lee y Kiby en el número 132 de Thor). Los recuerdos le invaden en aquel lugar, su amada Shalla-Bal y su pérdida, para despertarse de una maldita pesadilla. Ego esta dispuesto a ayudar a Estela Plateada contra Knull, el dichoso Rey Negro, ambos se necesitan para superar lo que les viene encima, ¿lo conseguirán?

Donny Cates construye una historia muy original con los simbiontes de por medio, dándole una vuelta de tuerca a su origen. Da forma a una nueva aventura de Estela Plateada, que se aleja de las historias clásicas para volver a incidir en la soledad de nuestro héroe, con el fin de presentarlo a una nueva generación de lectores Marvel, que conocen poco sobre el origen del personaje. Y para ello, tiene a su lado al talentoso Tradd Moore, un dibujante que con su forma de plasmar su dibujos, y un estilo un tanto pop y deslumbrante, que no dejará a ningún lector, ante del derroche de originalidad en cada una de las páginas que conforman esta serie limitada. Solo hay que abrir el libro, y descubrirlo. 

Personalmente me ha gustado mucho el planteamiento de Cates en este Negro. Ha reunido lo mejor del personaje, para contar una nueva historia con tintes más oscuros de lo que estamos acostumbrados. Una lectura para deleitarse de cada una de las páginas de Moore, en un estado de gracia, con la que pasar una buena tarde, y disfrutar de un cómic que merece mucho la pena.

Estela Plateada. Negro
Guion de Donny Cates
Dibujos de Tradd Moore
Color Dave Stewart
Colección Marvel Deluxe V1, nº 87
Cartoné, 136 páginas, 17 x 26 cm
Traducción de Uriel López
PVP: 22 €

lunes, 17 de junio de 2024

Los fantasmas de Benamira, novedad RBA junio

El amigo José Luis Córdoba, tiene nueva novela de ficción, Los fantasmas de Benamira, será la tercera desde que dejó la dirección de Panini Cómics. Una historia ambientada en la España rural, en la provincia de Soria.


 Los fantasmas de Benamira
José Luis Córdoba
Colección: Novelas Ficción
Rústica con solapas, 320 páginas, 14 x 21,3 cm
PVP: 20 €. A la venta el 19 de junio

TRAS CADA UNO DE NOSOTROS HAY UN CÚMULO DE HISTORIAS DEL PASADO

Hace tiempo que Benamira, en Soria, dejó de ser un pueblo como los de antes. Desaparecidos casi todos sus habitantes, apenas quedan los ecos que han dejado. Un día, un médico que da servicio a la zona encuentra una saca de cartas fechadas en 1942 y que nunca llegaron a su destino. Es el momento en el que las voces de los espectros despiertan y empiezan a contar la historia reciente del pueblo, con sus momentos memorables y sus pequeños relatos felices, tristes e, incluso, escalofriantes.

A través de la voz protagonista de Nemesio García recorremos el pasado del pueblo, orgulloso de lo que había sido, pero también zarandeado por la historia de España y diezmado por el éxodo rural. El talento y la sensibilidad de José Luis Córdoba elevan esta pequeña crónica, a caballo entre la realidad y la ficción, a valioso testimonio de un mundo que se desvanece.


José Luis Córdoba del Águila (Barcelona, 1956), es un periodista y editor muy especial, por ser el profesional español que ha dirigido más proyectos editoriales. Durante su etapa en RBA, mientras dirigía Playboy, creó revistas como Barrio Sésamo, Medieval, Arqueo, Barbie, Amadeus y todo el portafolio Disney, al tiempo que también coordinaba publicaciones como Speak Up, Mundo Científico, Vivir Feliz, Integral y Cuerpomente. Durante los 16 años que trabajó en Panini, editó 140 cabeceras de revistas nuevas y desarrollo la división de cómics, con la que puso a la venta aproximadamente 8000 títulos diferentes.Ha dirigido su propia editorial, DQ hasta diciembre de 2023. Además de Suma poética (2022), es autor de El viejo periodista (2021).
 
Prólogo de José Luis Córdoba del Águila:
 
Benamira es un claro ejemplo de la España vaciada. Uno de esos pueblos que perdió su razón de ser y hoy, deshabitado, es una de las pedanías de Medinaceli; un refugio para desconectar de la ciudad, un lugar a donde van, para pasar las vacaciones de verano, los descendientes de quienes vivieron allí y no renuncian a sus raíces.

Desaparecieron los niños, cerraron la escuela, dejaron la consulta sin médico y clausuraron el ayuntamiento. El cura dejó de celebrar misa los domingos, porque se quedó sin feligreses, y ahora solo visita el pueblo el día de la fiesta mayor o si le llaman para que oficie el funeral de alguien, que murió en la ciudad y desea ser enterrado en la tierra en la que nació. Los jóvenes se fueron a trabajar a las grandes ciudades, los viejos se quedaron solos y aislados por falta de transporte público; los políticos se olvidaron de ellos y, poco a poco, todos se marcharon.

Quedó el vacío y el silencio, después de que los únicos vecinos que se resistieron a abandonar su casa dejaran el lugar en el que vivieron sus ancestros. Esta es una historia triste y con un final previsible, porque donde no vive nadie solo quedan los espíritus, las invisibles sombras de los muertos y los recuerdos de un modo de vida diferente.

En los años sesenta del siglo XX, de los 9.000 municipios existentes en España el 94 por ciento eran rurales. El gobierno decidió concentrar algunos pueblos, con el fin de potenciar la creación de grandes poblaciones y de este modo modernizar la administración y camuflar el descenso de habitantes en la España rural, que se vaciaba sin remedio. En el caso de Benamira, junto a nueve ayuntamientos más, la anexionaron a Medinaceli y dejó de existir. La población del nuevo municipio se duplicó y su superficie aumentó hasta los 205 kilómetros cuadrados —exactamente el doble que el de la ciudad de Barcelona—. Esta concentración, sin las medidas necesarias para fomentar la vida en los pueblos con la creación de nuevas infraestructuras, sirvió de poco y continuó el envejecimiento de los vecinos, mientras los jóvenes emigraban a las grandes ciudades, en las que encontraban las oportunidades que no tenían en el campo. En la actualidad, Medinaceli sigue perdiendo población y cuenta con poco más de 600 habitantes, entre los que se encuentran los ancianos de las dos residencias geriátricas existentes en el término municipal. En resumen, tres habitantes por kilómetro cuadrado, contra los 16.000 de la capital catalana.

Así es la España vaciada, en la que el hospital más cercano está a ochenta kilómetros, el instituto a treinta y el consultorio médico del pueblo solo tiene a una doctora que, casi sin recursos, debe desplazarse puntualmente a las pedanías para atender a los pocos habitantes que quedan aislados del núcleo urbano.

Los espectros están ahí, en cada piedra, en todas las vigas que ceden y dejan caer a tierra los tejados de las casas, en los recuerdos de los que emigraron, en la memoria compartida y en los escritos que dejaron algunos para no ser olvidados. Solo ellos, los fantasmas, son los protagonistas y pueden contar la historia de Benamira y sus gentes.

viernes, 14 de junio de 2024

¡Combate!, novedad Laramie*, junio

La editorial dedicada al WesternLaramie*, publica su primera obra teórica, ¡Combate!, del especialista Aitor Marcet (Los comix de Toutain) sobre los autores españoles que trabajaron para el mercado británico, para la línea de cómics bélicos. Un libro en el que el autor ha empleado varios años de trabajo, entrevistando a sus autores, para aportar luz a una etapa desconocida para muchos. Un libro muy necesario que estoy seguro que será todo un referente .  

¡Combate!
Artistas españoles en la edad dorada del cómic bélico británico
Textos de Aitor Marcet
Prólogo de Antonio Martín
Incluye edición facsímil War Picture Library nº 97
El perdedor se lleva todo (Fernando Fernández)
Rústica, 136 páginas, 20,5 x 26,5 cm, color y b/n
PVP: 29,95 €. A la venta a finales de junio

En la década de los 50, España era una máquina de exportar mano de obra. En un país sumido en el subdesarrollo y asfixiado por una economía autárquica, no había otra. Una realidad a la que, los creadores de historietas, no habrían de ser ajenos.

En esos mismos años, en el Reino Unido, la industria del cómic vivía una expansión en títulos y tiradas, absolutamente excepcional, de tal forma que hubo de echar mano de artistas italianos, españoles (es el caso que nos ocupa) y, finalmente, argentinos.


Aitor Marcet (Sabadell, 1980), trae luz a este interesante fenómeno, con gran erudición, pero sin olvidar la amenidad, ayudándose del testimonio y los recuerdos de algunos de los protagonistas de aquella aventura.

Profusamente ilustrado, este libro intenta reivindicar el ingente trabajo realizado por decenas de dibujantes que hubieron de dejar en el anonimato autoral su esfuerzo y dedicación.

jueves, 13 de junio de 2024

Lecturas: La guerra de Charley, de Pat Mills y Joe Colquhoun

Entre los aficionados a los tebeos, siempre se comenta que si tal historia es buena, que bien estaría que se publicara en nuestro país, y si es de ese autor mejor, pero a veces las dificultades para las editoriales por conseguir los derechos y los materiales de una obra no son nada fáciles en ocasiones, ni un camino de rosas. Sobre todo si ese material no se ha reeditado nunca, y se deben buscar las páginas originales e impresas para hacer una edición realmente interesante. Aun estando disponible el material para publicar, puede que no sea del gusto de todos y no se venda lo suficiente, conllevando un riesgo su publicación. En el caso de Cartem Cómics, decidió apostar por la afamada historia de La guerra de Charley, de Pat Mills y Joe Colquhoun

Una apuesta que ha tenido el éxito de ventas merecido, con una obra antibelicista situada en la I Guerra Mundial, que tenía muy buenas críticas desde su país de origen, Gran Bretaña, y que fue publicada en la revista Battle Action entre 1979 y 1986. Su protagonista es un joven inglés de clase obrera llamado Charley Bourne, el cual arriesga su vida por unos ideales a la edad de 16 años. Alistándose (mintiendo sobre su edad) al ejército, para luchar en el Frente Occidental en 1916, sin saber que lo que en le espera en las trincheras, en primera línea de combate frente a unos belicosos alemanes.

Una historia que comienza con la llegada a Francia de Charley, en junio de 1916, en el que se las prometía muy feliz contra los “jerries” (como llamaban los británicos a los alemanes), unas semanas antes de la gran batalla de Somme. En la que los alemanes deberían luchar contra los “tommies” (como llamaban los alemanes a los británicos). Muy pronto descubrirá lo que es encontrar un compañero muerto, sufriendo en sus carnes a los tiradores alemanes, teniendo que rescatar algún que otro corredor (con noticias u órdenes) de las garras de la muerte. En el trascurso del combate, algunos compañeros se meterán con Charley por tener pocas luces, algo que a medida que avanza en la guerra irá cambiando, madurando a la fuerza, ante la intensidad de las duras experiencias que le toca vivir. Los traumas están al borde de la calle, como la de su compañero al que apodan “El abuelo”, que perdió a su mujer, y ahora a sus dos hijos en la guerra.

Entre historia e historia, vemos como Charley escribe a su madre o a su tía Mabel, idealizando la guerra y por lo que está pasando; mientras que su madre le manda algo de comida y le dice que tenga cuidado. O de como su hermano Wilf, le echa de menos y quisiera estar con él, dándoles guerra a los jerries. Nada es lo que parece, su vida está en constante peligro por los alemanes, con los diferentes gases venenosos, que dejan mal parado a más de un compañero. Los continuos bombardeos a las trincheras, o las contraofensivas mantendrán en alerta constante a nuestro héroe. El castigo de las ametralladoras alemanas traerá de cabeza a los ingleses, y estos a los alemanes con la llegada de los primeros tanques, los Mark 1: unas máquinas de guerra con las que se quedaran noqueados durante un tiempo. Un toma y daca en la que Charley se verá envuelto en una locura, hasta el punto de sufrir las órdenes contradictorias de cierto mando autoritario. Así como la llegada del inepto de su cuñado, que no quiere más que ser herido, para regresar a Inglaterra como un héroe, y salvar la vida, ante el asombro de Charley. Sin olvidar que aún existe cierta camaradería entre compañeros, como Pelirrojo o Solitario, y por los que merece seguir luchando por sobrevivir a una guerra sin sentido, y llena de estupidez.

Pat Mills construye en La guerra de Charley, una historia emotiva, con toda la crudeza que puede representar una guerra. En las que mantiene la tensión narrativa en apenas tres páginas (o cuatro) que dura cada entrega. Historias muy bien documentadas, rigurosas y exhaustivas, a la hora de contar el fracaso humano de librar una guerra, sufriendo en alguna que otra ocasión la censura del propio editor. En relación con el dibujante, Joe Colquhoun, Mills, apenas hablaba con él por teléfono, hasta el punto de que nunca se reunió para el desarrollo de la historia. Algo que no impidió que Colquhoun supiera plasmar de forma sublime los guiones que le encargaba, pues el propio dibujante era un veterano de la II Guerra Mundial, que sirvió en la Royal Navy. Su trabajo gráfico es espectacular, en todo tipo de detalles: en la forma de plasmar la angustia de los personajes y en el desarrollo de la acción en sus páginas.

Hay que añadir la cuidada edición de Cartem Cómics, con un tomo en el que se nota la voluntad de la editorial por marcar el camino de cómo deben publicarse este tipo de obras. Con suerte, el siguiente volumen lo veremos para noviembre de este año, y su volumen final quedaría ya para el año 2025.

Sinceramente La guerra de Charley es una auténtica joya, una obra maestra, que a medida que avanzamos en su lectura, no para de sorprendernos. Una lectura para recordar, disfrutar y guardar por mucho tiempo en nuestra memoria. 

La guerra de Charley. El chico soldado
Guion de Pat Mills
Dibujos de Joe Colquhoun
Prólogo de Pako Domínguez
Colección Clásicos
Cartoné, 320 páginas, 21 x 27,6 cm, b/n y color
Traducción de Víctor García de Isusi
PVP: 39,95 € 

Lecturas: The Forgotten Blade, de Tze Chun y Toni Fejzula

  El género fantástico está de llena de historias apasionantes, y entre las últimas que se han publicado en nuestro país, ha llegado de The ...