sábado, 30 de julio de 2022

Lecturas: Degas. La danza de la soledad, de Salva Rubio y Ricard Efa

No es extraño encontrar en la actualidad, todo tipo de cómics que nos hablan de artistas, cantantes, deportistas o pintores de renombre. Entre las últimas obras dentro de este segmento del noveno arte, podemos encontrarnos con uno de los mejores trabajos del tándem formado por Salva Rubio y Ricard Efa, Degas. La danza de la soledad (anteriormente nos deleitaron con Monet. Nómada de la luz y Django. Mano de fuego), editada por Norma Editorial. Un trabajo hecho a conciencia que nos relata la vida, obra y peculiaridades, de uno de los grandes genios de la pintura del siglo XIX. Rubio hilvana un guion sublime, en el que todas las piezas encajan a la perfección, con una gran documentación detrás, apoyado por un Efa en estado de gracia, con un dibujo sobresaliente y un color espectacular, que nada más abrir el álbum capta tu atención. 

Una historia que comienza recordando a Edgar Degas en el cementerio de Monmartre (París), un 29 de septiembre de 1917, por una de las que podía considerar uno de sus discípulos, Miss Mary Cassat, a la que influyó y enseño su forma de pintar a través de su obra, para el resto de su vida. A continuación la historia nos va llevando desde la niñez de Degas, de cómo llego a conocer a uno de los grandes pintores del momento, Monsieur Jean-Auguste-Dominique Ingres, del que recibirá un buen consejo. Y de cómo su padre le influiría por su amor al arte, pero sin la mayor pretensión de que se convierta en pintor, prefiere que su hijo estudie derecho. Viendo su progenitor que no cambiará de idea, acepta, con la condición de que no se convierta en un bohemio. Desde ese momento Degas hará todo lo posible para unirse a un movimiento pictórico, “los impresionistas”, para conseguir sus propósitos, su propio camino y estilo. Siguió estudiando a los maestros y desarrollando su técnica, conociendo a Manet al poco tiempo (del que se hará amigo hasta el final de sus días), e introduciéndole en “Salón” (grupo de pintores de la época), en busca de su futuro en el mundo de la pintura. Descubriendo que su camino estaba encaminado al realismo, al contemplar una bella parisina como bailarina en el teatro. Un talento que lleno de cuadros de bailarinas, sin que muy pocos pudieran saber de él a su alrededor; de si amó a alguien, con un mar de inquietudes para una vida solitaria elegida.  

 
Este trabajo de Salva Rubio, es sin duda uno de los mejores que ha hecho hasta la fecha, retratando de forma elegante y brillante, la vida de uno de los más grandes de la pintura. La estructura del cómic invita a avanzar el lector en el álbum con gran atención. Algo que consigue también, gracias al dibujo de Ricard Efa, con ese color, dibujo, y composición de las viñetas. Salve decir, que Rubio y Efa, son dos apasionados de la Historia del Arte y la pintura, consiguiendo conmover con Degas, nada más acabar con la lectura de la última página. 
 
 
Sobre la edición, el álbum contiene un dossier muy interesante al final de la historieta. Una serie de viñetas seleccionadas como curiosidades, y una bibliografía muy completa para la realización de Degas 
 
Valga mi más sincera recomendación para Degas. La danza de la soledad. Sin duda uno de los mejores tebeos aparecidos a finales del 2021, que no puede pasar desapercibido ante los lectores. Si no lo leíste en su día, deberías hacerte con él lo más pronto posible. ¡Lo disfrutarás de forma extraordinaria!  
 
Degas. La danza de la soledad
Guion de Salva Rubio
Dibujo y color de Ricard Fernández
Cartoné, 116 páginas, 22 x 31 cm
PVP: 24€ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas: Röd i Snön, de Linhart

  Tengo que reconocer que desconocía hasta la fecha de hoy, la obra del ilustrador y dibujante Francisco Torres Linhart . Un autor que no t...