sábado, 4 de noviembre de 2023

Lecturas: El fantasma de la ópera, de Cavan Scott y José María Beroy

 

Aleta Ediciones se adentra dentro de los grandes clásicos musicales de todos los tiempos, con la publicación de la novela gráfica, El fantasma de la ópera. Un título que algunos reclamábamos hace tiempo por dos motivos, el primero por la calidad de la obra, y segundo por la recuperación de unos de los mejores autores de su generación, José María Beroy. Un dibujante que en los últimos años ha trabajado principalmente para el mercado extranjero, y del que no se podían ver sus trabajos en el mercado nacional, a pesar de las numerosas obras realizadas para UK y Francia. Sus dos últimos trabajos publicados en España datan de 2010 y 2017, de Versus (Diábolo Ediciones) y A la sombra del convoy (Norma Editorial). Por todo esto, es una alegría poder ver de nuevo un nuevo trabajo de Beroy, en compañía de otro talento como Carles Esquembre. La adaptación de la obra de Andrew Lloyd Webber, es llevada a cabo por el guionista Cavan Scott

El fantasma de la ópera comienza en el París de 1905, en una subasta con un extraño lote, el 666, una lámpara de araña rota, relacionada con el extraño asunto del fantasma de la ópera. Un suceso nunca resuelto, que provocó un desastre; ahora la lámpara afortunadamente está totalmente restaurada para su lucimiento y un nuevo dueño. Para a continuación adentrarnos en la historia treinta años antes, en 1875, durante los ensayos de la representación operística, de Hannibal, de Chalumeau. Y de la interrupción de los mismos por Monsieur Lefevre, el cual viene a presentar a los dos nuevos propietarios de la Ópera, Monsieur Richard Firmin y Monsieur Giles Andre, a la estrella de las últimas cinco temporadas, la signora soprano Carlotta Giudicelli.

Tras unos breves compases para deleitar a los nuevos propietarios, el telón del escenario cae inesperadamente, causando un gran revuelo en la diva, la cual afirma que llevan produciéndose durante los tres últimos años sucesos muy extraños, y que no volverá a cantar hasta que dejen de pasar estas cosas. Seguidamente, la profesora de ballet, madame Giry, les hará entrega de una carta del fantasma de la ópera con sus reivindicaciones. Ante tal tesitura, la suplente de la signora Carlotta, la joven Christine Daaé, será la encargada de sustituirla en la función, hasta que no se vuelva a la normalidad.

Tras una función, Christine recibe la visita en su camerino, de su pretendiente, Raoul, para invitarla a cenar. Una propuesta de la que duda la joven, ante la muerte de su padre y lo que este le decía, que  un “ángel de la música” (el fantasma de la ópera), vendría a verla. Ante esa situación, Raoul hace caso omiso a esas palabras, mientras sale a por su sombrero. Momento en el que las palabras altisonantes del fantasma de la ópera, resuenan en la habitación, frente a un espejo. Llevándola a Christine  en góndola por las catacumbas de la Ópera hasta sus aposentos, con la única obsesión de que cante solo para él. Su amor por ella será incondicional y hará todo lo posible para que triunfe, y lleve su música hasta el gran público, con su maravillosa voz.


La adaptación de Cavan Scott sintetiza lo mejor del musical de Andrew Lloyd Webber (basado la novela de Gaston Leroux), dándole forma a un texto y unas canciones que son parte del legado musical de toda una generación. Así como la belleza de los dibujos de un Beroy espectacular, que hacen de este tomo una obra singular. Desde la composición de página, la distribución de las viñetas, pasando por algunas espectaculares dobles páginas, no hace más que congratularme con el autor, y uno de los mejores trabajos que yo recuerde de los últimos años. Con el añadido del propio José María, dando un color muy ajustado y apropiado para un título de estas características, con el reto que esto supone.

El tomo lo completa una selección de bocetos de los personajes, una muestra del guion de las páginas 2 y 24; además del boceto de la página, el entintado y el color final, todo el proceso de creación. Más la historia del musical de El fantasma de la ópera, por Scott Mathewman, analizando el éxito de la obra.

En cuanto la edición de Aleta, ha elegido un formato y tamaño adecuado para la publicación. Con una cuidada edición, y un papel acertado para el color de los dibujos de Beroy. Quedando un tomo muy atractivo visualmente. 

Solo puedo decir que este volumen de El fantasma de la ópera me ha encantado, y que merece mucho la pena su lectura. Todo un regalo para los aficionados al musical de Lloyd Webber. ¡Cómprenlo, no se arrepentirán en absoluto!

El fantasma de la ópera
Guion de Cavan Scott
Dibujos de José María Beroy y Carles Esquembre
Color de José María Beroy
Cartoné, 112 páginas, 19 x 29,2 cm
Traducción de Alberto Díaz
PVP: 25,90 €

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas: El castillo de los animales 1, de Xavier Dorison y Félix Delep

  Todos conocemos el clásico de George Orwell , Rebelión   en la granja (Animal Farm), muchos de nosotros leímos dicha novela durante nues...