sábado, 2 de diciembre de 2023

Lecturas: Veronica Fury, de Artur Laperla y Marcos Morán

 

De vez en cuando hay novedades que te sorprenden, tanto por lo inesperado, como por su temática. Es el caso del nuevo trabajo de Artur Laperla, uno de los autores más interesantes de los últimos años, con todo tipo de trabajos, desde los infantiles a los destinados para adultos. Esta vez Laperla se une a Marcos Morán, en Veronica Fury, para adentrarnos en una historia de ciencia ficción, en el que nos desgrana un futuro nada halagüeño. En el que su protagonista es una telépata de tercera categoría, que recibe un encargo en la Tierra: la misión de leer la mente a una persona, por medio de un cliente. Prefiriendo pasar la mañana leyendo el horóscopo mientras desayuna, a ver las noticias que se suceden: la de la aparición de una nueva víctima de un vampiro en Ciudad Capital, o la de un nuevo récord en el incremento de ventas de armas. 

Una historia que comienza con Veronica Fury con una propuesta de trabajo, de la mano de Baxter Blobs, para uno de sus clientes. Quiere saber qué le pasa por la cabeza a un buen amigo suyo. A continuación recibirá más información por medio de un robot mensajero, entregándole una hoja con la persona a la que debe leer la mente, Aldus Spice: un director técnico y miembro del consejo de administración de Universal Unicorn. Finalmente aceptará el encargo.

Y nada mejor que investigar durante la noche, a partir de las 21 horas, al comienzo de toque de queda. Evitando patrullas y robots repartidores de comida rápida, con destino a un lujoso edificio en Hibiscus Drive, a la azotea, bajo una lujosa cúpula de cristal. Para lo que deberá sortear a un robot, a todo un Goliat como portero, para acceder hasta su objetivo, con una desagradable sorpresa de por medio, ante un ensangrentado Aldus Spice. Huyendo de aquel lugar, con no pocas dificultades. Alguien se la ha jugado y esto no va quedar así, poniéndose en contacto de nuevo con Baxter Blobs. Su siguiente paso será ir a ver a un viejo amigo, Sullyvan Sullivan, el mejor inhibidor telepático de Ciudad Capital. Al que pedirá ayuda y cobijo, bajo la protección de su secretaria Lucinda Lee, a la que leerá la mente, poniéndola sobre la pista de lo que realmente es Universal Unicorn (una empresa especializada en biotecnología, dentro de la corporación Cassandra), capaz de fabricar todo tipo de implantes que pueden hacer vivir hasta los 150 años. Un momento crucial por descubrir la verdad de este asunto, con no pocos sobresaltos, en el que su vida está realmente en peligro y la de su amigo Sullyvan Sullivan.

Estamos ante una obra de ciencia ficción muy bien orquestada por Laperla, en la que es capaz de desarrollar una enigmática historia, con una doble lectura. En el que también se nos hace presente un virus llamado Moloch-29, que pueda recordar a tiempos actuales vividos con la Covid-19. Un guion que se presta a lectura ágil e interesante, acompañado de un Morán que da mucho juego, no solo por su dibujo, sino por un trazo sintético, con una línea de dibujo muy clara; que transporta al lector por una historieta llena de viñetas futuristas.

En cuanto a la edición de Bang Ediciones, puedo decir que me ha sorprendido el formato empleado, el tipo de papel, y una estética un poco manga en su parte externa, que ahora está tan de moda. Su resultado, un atractivo tomo con una sobrecubierta en tono amarillo (también en el canto de las páginas) que destaca de forma primordial en cualquier stand de una librería.

Veronica Fury me ha parecido un título muy interesante de Laperla y Moran, a los que animaría a una nueva colaboración, siguiendo esta línea de historias tan sorprendentes. Valga mi recomendación de la obra, para todo lector ávido de nuevas lecturas con un toque diferente.

Veronica Fury
Guion de Artur Laperla
Dibujos de Marcos Morán
Rústica con sobrecubierta, 152 páginas, 15 x 21 cm, b/n
PVP: 20 €

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas: Röd i Snön, de Linhart

  Tengo que reconocer que desconocía hasta la fecha de hoy, la obra del ilustrador y dibujante Francisco Torres Linhart . Un autor que no t...