martes, 2 de julio de 2024

Lecturas: La mejor historia de Zinco jamás contada, de Gustavo Higuero, Carlos Giménez y Enrique Doblas

 

Muchos de los que éramos adolescentes a mediados de los ochenta, no podemos olvidar lo que hizo Ediciones Zinco con las publicaciones de DC Comics. Era el año 1987, cuando tras unos años en las que las publicaciones de Zinco no eran las más populares entre los que nos gustaban los superhéroes, DC resurgió con nuevos títulos y propuestas, las cuales determinaron el camino a seguir en la editorial. Dos años antes de esto, unos jóvenes aficionados a DC, Miguel G Saavedra, Sergi Gras, y José Manuel Rodríguez, se reunieron con el director editorial de Zinco, José María Arman. La idea era proponer nuevas ideas, y acercar el contacto con los lectores y las ediciones americanas. Meses más tarde Arman contactó con Saavedra para dicho propósito, y este después con Gras (que firmaba en Zinco como Pradera), para unirse al equipo, y a la redacción en  la calle Aragón (posteriormente en Avenida de Roma). El resto como suele decirse, es historia del tebeo en nuestro país. Una historia que han presentado tres valientes como Gustavo Higuero, Carlos Giménez y Enrique Doblas, tras unos cuantos años de trabajo, en un libro que lleva por título: La mejor historia de Zinco jamás contada, gracias al empuje de Diábolo Ediciones.

Un libro en el contiene un prólogo del propio Saavedra, y tres introducciones a cargo de los autores de la obra. A continuación nos adentrarán en los inicios de Zinco, desde 1977, hasta su cese como editor cómics de DC en 1997, y su cierre final en 1998. En la que desgranan sus comienzos, la publicación de los primeros cabeceras de DC a partir de febrero de 1984, como Superman, Batman, Atari Force, Camelot 3000, Flash o Nuevos Titanes; y los títulos que no partían de la editorial norteamericana, como los cómics eróticos y los personajes de Bonelli.

No fue hasta 1987 con títulos como Batman. El señor de la noche, de Frank Miller, Crisis en Tierras Infinitas, de Marv Wolfman y George Pérez, Watchmen, de Alan Moore y Dave Gibbons y El hombre de acero, de John Byrne, cuando supusieron el pistoletazo de salida para todo lo que vendría después. Títulos que se anunciaban a bombo y platillo en la publicidad de turno de Zinco, en la que la editorial barcelonesa recogía el testigo de DC, trasladando al mercado español, todo las nuevas cabeceras aparecidas en 1986 en los USA en los próximos meses. A las que añadiría artículos, secciones informativas, fanzines, el correo del lector y el necesario checklist en cada uno de los comic books de la editorial; además de respetar por fin el formato original americano.  

El libro prosigue con el análisis de cada una de las series que publico Zinco, año a año, con comentarios certeros y aclaratorios que sorprenderán a muchos de aquellos que vivimos en directo aquellas publicaciones. Hay que tener en cuenta que en esos años ochenta y noventa, la distribución de los cómics no era tal como se conoce hoy día. Fácilmente podías encontrar un número de la serie que leías, y al mes siguiente no recibirlo tu quiosquero, o simplemente recibir dos unidades de un número y venderse; con lo que a continuación te tocaba recorrerte todos los quioscos posibles de tu barrio, y más allá de tu zona de confort. Sin contar que los tomos prestigios o álbumes no eran tan fáciles de encontrar, y tener que tirar de las pocas librerías especializadas que había; en mi caso Madrid Cómics, en los desaparecidos Los Sótanos de Gran Vía.

Otro punto de inflexión, sería el estreno de Batman de Tim Burton, con Michael Keaton como Bruce Wayne, y Jack Nicholson como Joker, y nada menos que con BSO de Prince. Un fenómeno que determinó el comienzo de una batmanía que dura hasta nuestros días. La publicación de la adaptación del film, y la revista oficial, también contribuyó a popularizar más si cabe a Batman. Tras la afianzación de Zinco como editorial, llego un momento de impasse, en el que las series se redujeron, no antes sin probar, la fórmula de series contenedor, que mostraban nuevos títulos, que en caso de ser un éxito, adquirirían su propia colección. 

En el apartado de revistas de la editorial destacan las dirigidas por Luis Vigil, como 100 Yardas, Comics Scene, Star Ficcion, Fangoria o SFX. Además de las revistas de informática o de Rol (estas últimas con gran éxito).

El ocaso de Zinco en 1997 vino motivado por la imposibilidad de vender sus cómics en Sudamérica, pues la editorial mejicana Vid reclamaba a DC parar esta situación de competencia de venta de cómics desde España, pues ellos tenían un contrato marco para dicha actuación editorial. Zinco era una editorial humilde, y no podía mantener su estructura sin los derechos de los cómics  de DC, algo que no sucedía en el caso de Fórum, su inmediata competidora, que podía sobrevivir a quedarse sin Marvel; como años más tarde se comprobaría al perder en 2004 los derechos de La Casa de las Ideas, en favor de Panini Cómics.  

Tanto Higuero, como Giménez y Doblas, da gusto como se expresan y analizan todo lo sucedido con Zinco, incluso en la polémica Zinco-Fórum desatada en los correos de ambas editoriales. Finaliza el libro con un epílogo del redactor jefe Francisco José Campos, muy aclaratorio, que sin duda pone luz a su pasado en la editorial y al legado de Zinco; en una época de que no existía Internet ni redes sociales, en las que la noticias corrían de una forma más pausada.

El futuro de DC Comics en España no está escrito aún, queda mucho por publicar, y recuperar de su pasado, pero lo que está claro es que Zinco dignifico a DC en España, con sus aciertos y errores. Y La mejor historia de Zinco jamás contada, es sin duda un gran libro, una excelente lectura que supone la primera piedra sobre su historia. Si existe una Generación Vértice, otra Generación Fórum, también hay una Generación Zinco que no podemos dejar olvidar.

Solo me queda felicitar a tres héroes como Gustavo Higuero, Carlos Giménez y Enrique Doblas por contar esta historia. Gracias de verdad, me lo he pasado genial leyéndolo, y lo mejor de todo, me han entrado unas ganas tremendas de comprar tebeos de Zinco que aún no tengo en mi colección.     

La mejor historia de Zinco jamás contada
Gustavo Higuero, Carlos Giménez y Enrique Doblas
Prólogo de Miguel G. Saavedra
Cartoné, 22 x 28 cm, 320 páginas, color/ catálogo
PVP: 27,95€

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas: La gorda de las galaxias 2, de Nicolás

  La obra de La gorda de las galaxias , de Nicolás Martínez Cerezo , surge en las páginas de la revista Zipi y Zap e. Historias entre dos y ...